jueves, 31 de enero de 2013

Historias de una celiaca embarazada: Que no cunda el pánico

Tengo unas fluctuaciones de peso tremendas. Y cuando digo tremendas es que son notables. El lunes peso 71,2 kg pero el jueves estoy en 70.5 kg. Los sustos que me llevo son morrocotudos. Y además siempre coinciden estos aumentos de peso después de tener mi cita con Júlia (la nutricionista de Alimmenta). Esto me ha pasado en la última. Le había enviado un correo comentándole que me había pasado de peso y cuando llegó la cita ella pensaba que habría engordado otro kilo más y que ya estaba en 72, pero no. La sorpresa fue que estaba en 70,5. Mi tripa sigue creciendo. En la semana 24 estoy ya en 99 cm y mi brazo está en 30,5 cm. Así que...que no cunda el pánico.

MÁS CARNE ROJA PARA COMBATIR LA ANEMIA

Julia ha incorporado a mi dieta más carne roja. Al menos dos días a la semana. Porque a pesar de que tomo un complemento vitamínico con hierro, mi cuerpo me pide más. También un bocadillo de pavo y queso a media mañana (de unos 60 gr. de pan sin gluten, por supuesto) y un poquito de chocolate después de comer (si lo encesito) porque me entran unas ganas de dulce en ese momento..., que no pasa nada por una onza de vez en cuando. Cocacola mejor no, que yo había incluido una light sin cafeína.

EJERCICIO CONTRA EL ESTREÑIMIENTO

Sobre todo me ha recomendado que haga ejercicio. Que ande o que vaya a la piscina, porque estas fluctuaciones de peso tienen que ver con el estreñimiento. No es suficiente con las semillas de lino, los kiwis, la verdura y la fruta que tomo. Lo que me falta es moverme así que ayer ya fui a nadar, pero de momento no ha dado resultado.

 PASTA, PASTA Y PASTA SIN GLUTEN


Lo que si me apetece ahora es pasta (sin gluten claro). Noto que mi cuerpo necesita energía y yo se la doy. Hoy mismo he comido espagueti. Tengo una tripa considerable ya y ¡sólo estoy en la semana 24! Noto que me canso más, me ha salido alguna pupa en el labio, pero la felicidad que llevo encima no me la quita nadie. Soy celiaca, tengo cierta intolerancia a la lactosa, alergia al anisakis pero qué mas da si  ¡estoy embarazada!


martes, 29 de enero de 2013

Asados sin gluten, comida muy resuelta y segura para los celiacos

Cuando un celiaco decide salir a comer fuera, tiene hambre de verdad y no quiere arriesgar, lo mejor es decidirse por un sitio con comida sencilla y que sabe que seguro no le envenenan. Es el caso de la Bodega de Chema en Zaragoza. No falla si lo que te apetece es una comida sin grandilocuencias.

CABRITO AL HORNO

Una fuente de escarola y un cabrito asado con patatas al horno es algo más que sacarte de un apuro. Está bueno, es saludable, lo hacen bien, es de los de toda la vida y vuelves a casa sano y salvo, que es lo importante ¿Qué más se puede pedir?

CONEJO AL HORNO

También en casa uno se puede hacer una comida como ésta, igual de espectacular.  Por ejemplo un conejo al horno con patatas y una buena ensalada ilustrada. Porque yo de cocinar no tengo ni idea, pero apañada soy un rato y como de ilusiones no come un celiaco...

SI ERES DE PESCADO...

Si sois de pescado, unas lubinas con unos tomates asados. A mi es que el horno me encanta. Metes la bandeja, le das temperatura y a esperar. Para los que no sabemos guisar es una maravilla, que la sequía gastronómica sin gluten es muy mala. Unas especias, un chorrito de vino blanco y poco más para tener un plato sin gluten exquisito y sorprender a un celiaco con una buena comida.

 

ENLACES RELACIONADOS

Así clasificamos los restaurantes los celiacos

El cuarto de la clasificación

De ilusiones no come un celiaco 

Qué mala es la sequía gastronómica sin gluten
 

viernes, 25 de enero de 2013

Desayunos sin gluten. Para que digan que los celiacos no comemos

¿A quien no le gusta empezar el día con un buen desayuno sin gluten? A mií eso de levantarme, ir a la cocina y tener un rato para pensar y decidir qué me apetece me encanta. Es mi mejor momento del día y los sábados y domingos lo disfruto a tope. ¿Qué desayuna un celiaco? Pues lo mismo que el resto de la humanidad, solo que sin gluten.


DESAYUNO SIN GLUTEN DESINTOXICANTE

Mi desayuno desintoxicante o saludable, el que me tomo después de una semana cargada de comidas pesadas en la que la dieta ha sido inexistente, lo conforman un kiwi, papaya, un té y un yogur con semillas de lino. Lo que no hago es dejar de comer, porque mi cuerpo no me lo permite, pero un desayuno así me encanta.

DESAYUNOS PARA CELIACOS HAMBRIENTOS



En otras ocasiones, cuando me levanto con un hambre voraz unos huevos revueltos con queso y pavo son una solución excelente. 

O pan (hecho en el microondas) untado con tomate y queso fresco y pavo con un zumo de piña. 

SANDWICHES VARIADOS

O un sandwich de tomate y queso fresco, o de sobrasada y queso... Bueno ya véis que no me privo de nada. Pero esto es sólo un día a la semana, que suele ser el sábado. El resto me conformo con mi vaso de leche con cereales. 
 
NAPOLITANAS SIN GLUTEN

Y en alguna ocasión, y es excepcional porque no soy muy de dulce, me tomo una napolitana de chocolate (o dos) de estas que quitan el hipo. 

Para que luego digan que los celiacos no comemos. ¡Desde primera hora de la mañana!





ENLACES RELACIONADOS

Desayuno sin gluten con pan hecho en el microondas

Pan sin gluten y sin lactosa (en el microondas)

¿Qué misterio tiene un desayuno sin gluten?

Cereales sin gluten para combatir el estreñimiento

viernes, 18 de enero de 2013

Más de tupper sin gluten


Os voy a deleitar con otra de tuppers sin gluten, porque aunque ya no los como todos los días, sí lo hago muy a menudo. Y es que no todos son pasteles y dulces, como vengo publicando últimamente. Que en los menús me cuido bastante de llevar una dieta equilibrada, por la cuenta que me trae.

Aquí os dejo más ideas para vuestros menús sin gluten sencillos y con fundamento, como dice Arguiñano. Y sobre todo sin gluten. Y cuando digo que son sencillos lo digo reconociendo que lo son, porque como véis al final siempre es verdura o pasta de primero y carne de segundo, con alguna excepción. Guisos pocos, porque no sé cocinar y el que como es porque alguien lo hace, no yo. Aparece en la nevera de casa así, como por arte de magia. Y qué ilusión hace ¿verdad?



Pechugas con berenjenas y puré
Tomate con sardinas y sushi

Macarrones con verduras

Pollo guisado y puré

Borraja
Lomo con tomate









ENLACES RELACIONADOS

Mi semana de tupper-menú sin gluten IV: manías celiacas

Mi semana de tupper-menú sin gluten III

Mi semana de tupper-menú sin gluten

Otra semana de tupper-menús sin gluten

A la moda de los tupper recortes sin gluten

Cocina sin gluten mucho más fácil

jueves, 17 de enero de 2013

Historias de una celiaca embarazada: Guerra al estreñimiento



El estreñimiento es un síntoma muy común en las embarazadas que se va acentuando conforme tu barriga crece. Mi dieta con Julia (Nutricionista de Alimmenta) es muy variada y con gran cantidad de frutas y verduras, lo que me aporta mucha fibra natural. Pero además he incluido algunos alimentos de apoyo que realmente me están funcionando. No se cual de todos es mejor, pero lo cierto es que entre todos mi salud (en este aspecto) ha mejorado.

 SEMILLAS DE LINO Y CIRUELAS


 Las semillas de lino han sido una de mis últimas incorporaciones a la dieta. Recomendadas por Julia, las he adquirido y he de reconocer que van muy bien. Yo echo una cucharadita en el yogur, espero un ratito que se reblandezcan y me las como.

Y las ciruelas, buenoooo las ciruelaaaas, ¡son mano de santo! Lo que pasa que es difícil en este momento del año encontrar ciruelas que sean buenas, que no tengan una textura arenosa. Estas duritas están muy buenas.

 CEREALES CON FIBRA

Los cereales sin gluten son un apoyo muy importante, sobre todo los que son ricos en fibra. Yo tomo estos que me funcionan muy bien y además me gustan. Los voy combinando unos con otros y una mariavilla oye. Todo junto es un remedio infalible para llevar mejor el embarazo.

Y por cierto, no quiero olvidarme del kiwi en ayunas. Porque es un gran remedio. Espero que os sirvan estos consejos, porque de verdad que aunque no seais propensas a tener estreñimiento (yo llamémoslo en "mi vida anterior" no lo era), en el embarazo hay muchas cosas que cambian en tu cuerpo y lo que antes era blanco ahora es gris o negro. 



Cereales sin gluten para combatir el estreñimiento

Celiacos de lunes a viernes y "sólo un poco" celiacos

Historias de una celiaca embarazada: pan sin gluten ... una tortura.

Historias de una celiaca embarada: ¡Feliz, celiaca y embarazada! 

Historias de una celiaca embarazada: los pecados en la cena

Historias de una celiaca embarazada: Toxoplasmosis y celiaquia

 

lunes, 14 de enero de 2013

Historias de una celiaca embarazada: Pan sin gluten ... una tortura

Madre mía ¡Estoy ya en 70 kilazos sin gluten! Y eso que las navidades han sido benévolas conmigo, o eso creo.  Porque a pesar de que he comido algún que otro dulce, no he respetado las cantidades y me he saltado la dieta unas cuantas veces (que no es poco), he engordado menos de lo que pensaba. Y Aún así, ¡ya estoy en 70 kilos!. Julia (Alimmenta) me recomendó no pasar de los 70 kilos este mes de enero y estamos a día15 y ya estoy allí. La verdad es que intento contenerme en la alimentación pero a veces es inevitable. Eso hay que entenderlo también.

LA GRASA SE RECOLOCA EN MI TRASERO

Soy propensa a engordar en el trasero y ahora lo tengo todo ahí. Julia me explicó que la grasa en el embarazo se recoloca. Al crecer el bebé que va haciéndose espacio en mi interior, todo se reubica y la grasa también, así que la que tenía por la tripa se ha instalado en mi trasero (esta es mi conclusión). Porque  estoy en la semana 22 y mi brazo sigue midiendo 30 centrímetro y mi tripa crece hasta los 94 cm. Eso es lo que me deja más tranquila. Vamos que la grasa no aumentado con el embarazo, es la misma que antes pero en otro sitio.

PAN SIN GLUTEN A TODAS HORAS ... UNA TORTURA

Creo que lo estoy llevando muy bien. El embarazo y la celiaquia, las dos cosas. No tengo molestias de ningún tipo y como más o menos lo mismo que antes pero controlandome un poco. Lo que sí me cuesta, y no se si os pasará al resto de celiacas, es comer pan sin gluten a todas horas. Me refiero a incluirlo en más cantidad en todas las comidas. Es una tortura de verdad, que a pesar de que compro la marca Betina, que es de los mejores que he probado, no consigo hacerme con el pan, hasta el punto de introducirlo en las cantidades necesarias.

EL PAN SIN GLUTEN NO LE LLEGA NI A LOS TALONES AL CON GLUTEN

Compro tostadas e intento comerlas en su lugar, pero aún así no consigo llegar a la cantidad recomendada. Que no que no, que por mucho que nos empeñemos el pan sin gluten no tiene nada que ver con el con gluten. Al menos hasta ahora. Y sí, hay que comerlo, pero a la fuerza no entra.


ENLACES RELACIONDADOS

Historias de una celiaca embarazada: Los pecados en la cena

Historias de una celiaca embarazada: Toxoplasmosis y celiaquia

Historias de una celiaca embarazada: ¡Feliz, celiaca y embarazada!

Pan sin gluten y sin lactosa (en el microondas)

El tamaño importa en el pan sin gluten

Esto es un bocadillo sin gluten y lo demás tonterías

7 razones por las que un celiaco debe comer pan

viernes, 11 de enero de 2013

Tarta de manzana sin gluten para torpes en la cocina

Hoy os quiero hablar de la tarta ideal sin gluten. Para mí la tarta ideal es aquella que está no sólo rica, si no riquísima, y que además es fácil de hacer. Pero cuando digo fácil, es fácil. Vamos que para torpes en la cocina como yo es sencilla. Es ésta. Una tarta de manzana. Llámese tarta, llámase pastel, llámese como se quiera, pero eso sí, siempre sin gluten.

¡Es tan fácil de hacer que ni siquiera hay que amasar! Es todo con la batidora. Os explico poco a poco.


INGREDIENTES

6 manzanas golden (2 son para adornar)
1/2 vaso de harina Beiker
1/2 vaso de azúcar
3 huevos
1 chorrito de coñac
1/2 sobre de levadura Hacendado
Mantequilla para el molde

ELABORACIÓN

Pelas 4 manzanas y las cortas como si fueran para tortilla de patata (así se trituran mejor en la batidora). Una vez cortadas las pones en un recipieste con el resto de los ingredientes y los bates todos juntos hasta que se quede una crema. Untas el molde con un poco de mantequilla, viertes la mezcla y cubres con las otras dos manzanas cortadas como las anteriores a modo de decoración.Y al horno, previamente calentado a 250º, unos 20-25 minutos, hasta que se dore la manzana. Y después a la nevera.

Y ya está. ¡Exquisita! Eso sí, os recomiendo comerla al día siguiente de hacerla que está mucho mejor.


ENLACES RELACIONADOS

Cocina sin gluten mucho más fácil

Pan sin gluten y sin lactosa (en el microondas)

Problemas en la cocina sin gluten

Magdalenas sin gluten (receta con la medida del yogur)

jueves, 10 de enero de 2013

Y de regalo ... un roscón de Reyes sin gluten de hace dos días

Todo llega, hasta el Roscón de Reyes sin gluten. Con retraso pero llega. Éste es mi regalo de Reyes de una amiga celiaca. Y de paso el regalo de mi cumpleaños ¡que es hoy!. Un roscón de hace dos días. Que maja ¿eh?. Ya me avisó que le habia quedado un poco duro y que para tomarlo con la leche no estaba nada mal. Pero ¿que maja eh? Estas amigas celiacas son ... son... especiales y majas...buenooo. 

ROSCÓN PIEDRA

También me advirtió que se le habia ido la mano con el agua de azahar. Y bueno entre la dureza del susodicho y el azahar casi que me da igual lo segundo. Casi prefiero que se haya pasado. Estuve todo el mes de diciembre diciéndole que me guardase una tarde en su agenda para hacer un roscón. Ya que ella  se iba a hacer uno, pues así de paso aprendía. Pero su agenda estaba demasiado apretada y no encontramos fecha, así que decidió que me hacía un roscón y me lo regalaba. ¡Qué maja! de verdad. Mi pareja lo probó ayer y se quedó de piedra, más o menos como el roscón, y me dijo "Pero esto es roscón o un adoquín de caramelo del Pilar". ¡Que maja es!

AMIGAS CELIACAS

Ahora en serio y dejándonos de ironías. Se lo agradezco un montón. Y es que además de celiaca es maja. Amigas como tú pocas, de verdad. Y que me tengan siempre tan en cuenta con los postres, menos.  Este no ha salido muy bien, pero es la excepción. Aunque la verdad es que ahora no debería abusar mucho de los postres, pero hay veces que es inevitable. Gracias de verdad y ¡que sigas tan maja!


ENLACES RELACIONADOS

Los Reyes Magos llegan sin gluten

Roscón de Reyes sin gluten para principiantes

viernes, 4 de enero de 2013

¡Los Reyes Magos también llegan sin gluten!

¡Yo ya tengo mi regalo de Reyes! Es éste que me ha llegado desde Berlín. Hay que ver estos Reyes lo viajeros y mágicos que son, ¡que están en todas partes!. Y esta vez mi regalo ha llegado sin gluten. ¡Vaya detallazo! Me ha hecho muchísima ilusión porque es mi primer regalo como futura mamá celiaca y tiene de las dos cosas, de mamá y de celiaca. ¡Muchísimas gracias!

PAÑALES Y GALLETAS SIN GLUTEN

Unos pañalitos para él y unas galletitas y tostadas sin gluten para mí. Cada cosa con su etiqueta para no confundir. "Mamasita" (así es como llamo cariñosamente a mi madre y por defecto parece que se me ha quedado también a mí) y "Anselmito" (que es como llamamos al futuro bebé mientras está en la tripa. No será su nombre definitivo pero le hemos puesto este apodo hasta que decidamos cómo le llamamos).  Porque a partir de ahora la mayor parte de los regalos que me lleguen serán para él y no para mí. ¿No? Es lo que suele pasar. 

AUNQUE SEAMOS MAMÁS SEGUIMOS SIENDO CELIACAS

Y digo él porque ya se que va a ser niño. Si, ayer me lo dijeron. Va a ser chico de momento no se sabe si celiaco, pero sí chico. ¡Y por eso estoy muy contenta! Y también porque los Reyes también se han acordado de mí y de mi celiquía. 

Porque las celiacas, aunque seamos mamás no dejamos de ser celiacas. Y seguimos comiendo sin gluten. Y nos gusta que nos regalen detalles sin gluten. Y nos gusta los regalos sin gluten y todo lo que no lleve gluten en general. Así que ya sabéis, debéis tenernos en cuenta. Y también al gluten ¡claro! ¡Y al bebé!

ENLACES RELACIONADOS






miércoles, 2 de enero de 2013

Hay que aprovecharse de ser celiaco. Restaurante Boliche (Zaragoza)


Esto de ser celiaco hay que aprovecharlo. Esta es mi conclusión tras finalizar el año 2012. Y yo la sigo al pie de la letra. Que no podemos comer pasteles, churros o bizcochos porque en las pastelería no hacen nada sin gluten. No hay problema, yo me como un bogabantes de 3 kilos. Que no podemos comer en restaurantes a los que los no celiacos acceden sin problemas y prueban todo tipo de salsas y condimentos, no importa, yo me como un buey de mar.

(Además de mi celiaquía, como ya sabéis, esta navidad se ha unido un nuevo impedimento que ha reducido mis opciones en el menú) Que mi mandíbula no me permite comer el típico guirlache de las fechas navideñas además del pan tostado y todo aquello que supere un grosor de un centímetro y que no quepa a través de mis dos hileras de dientes. No importa, me como unas ostras. 

BUSCAR EL LADO POSITIVO DE LAS COSAS

Hay que buscar el lado positivo de las cosas¿no? Pues yo esta vez he sido muy pero que muy positiva. Me he pegado un homenaje de los buenos. Y como no hay mal que por bien no venga, decidimos irnos a comer una mariscada al restaurante Boliche (Miralbueno, Zaragoza).

OSTRAS, ALMEJAS, CETOLLO Y BUEY DE MAR

Comenzamos con unas ostras y unas almejas a las que no me dio tiempo a hacer foto. Pero os aseguro que eran también increíbles de tamaño y sabor. Seguimos con unas alcachofas con almejas, estas más pequeñas que las anteriores a pesar de que eran grandecitas, y después con un centollo y un buey de mar de un kilo cada uno.

BOGABANTE Y TAITTINGER

Terminamos con este bogabante. La verdad es que no había visto nunca uno tan grande. Era de 3 kilos y nos lo comimos entre 4. No estuvo nada mal. Todo exquisito. Y sin gluten, por supuesto. Después para terminar la jornada nos tomamos un magnum de champán Taittinger. Buenos nos tomamos no, se tomaron, porque yo no pude catarlo por mi estado embarazoso


UNA VEZ AL AÑO NO HACE DAÑO

Os recomiendo que hagáis esto una vez al año, que uno se queda como un rey, de verdad. Al menos yo me quedé más ancha que larga. Creo que no hay mejor forma que despedir el año que así. Que ya vale con la que nos está cayendo ¿no? Al menos evadirnos aunque sea por unas horas, mientras degustas unas exquisiteces como estas, y repito, ¡sin gluten! Que otra cosa no, pero lo bueno de ser celiaco es que el champán, la calidad y el producto fresco no tiene gluten y eso hay que aprovecharlo.

ENLACES RELACIONADOS

Otro año sin uvas. "Pa mear y no echar gota"

Cata de champán francés (sin gluten)

La vida de un celiaco siempre tiene riesgos 

El 2012 empezó en el baño

Más Viudita con lasaña de patata (sin gluten)







Share it

Follow by Email