miércoles, 19 de noviembre de 2014

Historias embarazosas: Orden en mi cuerpo celiaco ¡YA!

"Orden en la dieta celiaca, que esto va en serio". Esto me dice mi conciencia cada día pero no puedo evitar comer por impulsos. Este embarazo está siendo muy diferente al anterior, entre otras cosas porque tengo a Bruno que no me deja parar un segundo ni pensar que está pasando en mi tripa. Júlia (dietista-nutricionista de Alimmenta) me vuelve a ayudar con la dieta sin gluten. Una dieta equilibrada y que me ayude a  mantener mi peso en orden durante el embarazo, no para adelgazar ¿eh?

APUNTANDO LO QUE COMO Y MIDIENDO BRAZO Y TRIPA
Estoy de 17 semanas. Comencé el embarazo con 65.5 kg, me recuperé del anterior y estaba en mi peso. En la segunda visita al tocólogo, el pasado día 30 de octubre pesaba 66.4 kg, mi tripa medía 94 cm y mi brazo 29 cm. De momento la cosa va bien. Tengo que apuntar en una tabla todo lo que como porque sólo así soy consciente de la cantidad de porquerías que ingiere mi estómago. Pero esta semana pasada ha sido un caos absoluto a todos los niveles.  Así que Júlia, vamos a hacer como que estos días no han existido en el calendario y seguimos desde hoy.

COMER POR IMPULSOS

Pues bien, como os digo esta semana pasada Bruno ha traído un virus de estómago de la guardería que lo hemos cogido todos en casa. Él lo ha sufrido más días y lo he tenido las 24 horas del día conmigo. Y cuanto digo conmigo es conmigo. Así que entre que yo también estaba convaleciente, él con fiebre en mi regazo, sin tiempo para nada, comía cuando podía y cuando no pues no. Y cuando lo hacía pues me atiborraba.

Ayer, por ejemplo, estuve todo el día comiendo fruta en cantidades exageradas y supongo que es porque el cuerpo tenía carencia de alguna vitamina. Pero el lunes casi me comí medio bizcocho sin gluten de una sentada. En fin...

TENGO QUE PONER ORDEN EN MI CUERPO CELIACO

El caso es que tengo que poner orden en este cuerpo celiaco y embarazoso como sea porque este pobre que llegará en abril no se queja de nada pero debe estar alucinando con lo que pasa aquí afuera. Luego que los hermanos son muy diferentes No me extraña porque desde que están en la tripa ya se les trata diferente, lo quieras o no.



ENLACES RELACIONADOS

Historias de una celiaca embarazada: Toxoplasmosis y celiaquia

Historias de una celiaca embarada: ¡Feliz, celiaca y embarazada!

Historias de una celaica embarazada: 73 kilos y apuntando todo lo que como

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email