lunes, 19 de septiembre de 2011

¿A qué saben los besos sin gluten?

Una amiga me pidió el otro día que escribiese sobre los besos sin gluten. ¿Que a qué saben? Pues a mí a gloria, la verdad. Sólo tienes que elegir a la persona indicada, ponerle un poquito de pasión, que no lleve un bocado de pan en la boca y ¡a disfrutar! ¿Qué más se puede pedir?

Hay quien duda de si se puede o se debe besar cuando el otro ha comido gluten. Yo os puedo decir que soy muy sensible al gluten y nunca he tenido ningún problema de contaminación con un beso. Sólo faltaría que además de dejar de comer y hacer a tu pareja untar el paté con cuchara, hubiera que dejar de besar. ¿Qué más nos iban a prohibir?

CUESTIÓN DE HIGIENE, NO DE GLUTEN

Hombre, hay que tener un poco de cuidado, no vaya a llevar la cara llena de migas, pero eso creo que son detalles que todos cuidamos, seamos celiacos o no. Es cuestión de higiene, no de gluten.

Ser celiaco es un misterio para algunos, a otros les encanta hacerse los interesantes, otros saben mentir muy bien, y los hay que viven de ilusiones, pero ser celiaco no es para tanto. Tú besa y déjate besar que no alarga la vida pero mientras dura… ¡Ay mientras dura!

4 comentarios:

  1. madre mía, cuantas veces he tenido que contestar a esta pregunta...

    ResponderEliminar
  2. ja, ja... me ha encantado como lo has contado!!!

    ResponderEliminar
  3. me encanta escribir sobre estas cosas... que parecen tan complicadas y en realidad son tan sencillas...

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email