miércoles, 6 de noviembre de 2013

Todo lo arregla un buen bizcocho sin gluten

Últimamente estoy de un generoso... No se a qué se debe. Tal vez esto de ser mamá y celiaca (porque los celiacos, como ya he dicho en otras ocasiones, somos muy buena gente) me lleve a ello. No paro de hacer bizcochos sin gluten. Y la mayor parte para regalar. Los hago tan, pero tan buenos que quedo fenomenal.

Lo de las magdalenas ya pasó a la historia. Aunque no renuncio a retomarlas ahora que han cambiado de nombre y ya no se llaman magdalenas si no muffins.

LA VECINA ESTIRADA

Recientemente la vecina tuvo un bebé. Ya es el segundo. Y aunque no tenemos ninguna relación decidí que le iba a hacer un bizcocho. Como en las películas americanas que para conocerse los nuevos vecinos llevan postres y galletas. Pues bien, lo tenía ya hecho y no sabía muy bien en qué momento dárselo, hasta que decidí que cuando oyera su puerta salía y se lo daba.

LA PEDIATRA AGRADECIDA

Y por fin la oí, a la vez que oía llorar al niño dentro del cuco. Miré por la mirilla y me pareció tan "sota" (así llamamos aquí a las estiradas) que decidí no salir porque pensé que me lo iba a tirar a la cara. Así que ese mismo día tenía pediatra con Bruno y se lo llevé a ella. Lo recibió tan agradecida que me hizo sentir muy bien. Como si le hubiera llevado un collar de diamantes.

¿INDIRECTA DIRECTA?

Ayer la dueña de la farmacia de mi calle, de la que os tengo que hablar un día de estos, me regaló una caja de crema decolorante que fui a comprar. Tenemos unos "negocios" entre manos con los que se está retrasando y decidió compensarme regalándome la crema. Espero que no sea una indirecta por los bigotes que llevo, pero es que ni tiempo para eso me queda. Así que ya tengo en el horno otro bizcocho sin gluten para llevarle y agradecerle el regalo. 

Favor con favor se paga se dice. Qué bonito y qué idílico sería si todo funcionase así ¿no os parece?

ENLACES RELACIONADOS

No todos los celiacos van al cielo
 
Problemas en la cocina sin gluten

Porque no todos valemos para todo... bizcocho sin gluten (con la medida del yogur)

2 comentarios:

  1. Un bizcocho hecho por uno mismo es de los mejores regalos que se pueden hacer. Eso se pierde la sota de tu vecina, jajaja. Besos



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno me da pena y aún pienso que debería habérselo llevado, pero bueno... a la pediatra le encantó. Y estoy contigo en que un bizcocho es un buen regalo. Te alegra la mañana.

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email