miércoles, 8 de febrero de 2012

Una de magia dedicada a los celiacos que aparecen y desaparecen


Hace ya unos meses estuve en Zaragoza en el bar Lord Byron. Me decidí a ir con unas amigas al espectáculo de magia semanal. Dos magos argentinos estaban ese día, que lo hicieron genial. Dos magos y yo, la celiaca que aparece y desaparece.
EL ENEMIGO ENTRÓ EN MI CUERPO

Habíamos ido a cenar y al parecer el enemigo (llámese gluten) entró en mi cuerpo de forma muy silenciosa. Llegamos al Lord Byron y estaba a tope. Nos tocó delante, a un lado, apoyadas en la pared y de pie. Empezó el espectáculo y el mago pidió voluntarios en el escenario. Nadie salió y el mago me llamó a mí, que estaba allí a mano, al lado del escenario y ya de pie. Cuando subí empecé a notar mi tripa como una lavadora. Yo sonriente cual ayudante de mago, aparenté normalidad y derroché simpatía. El truco fue de cuerdas. Ese que cortas con una tijera una cuerda y luego aparece de nuevo entera.

"HAGO CHAS Y APAREZCO A TU LADO"

Bajé del escenario y le tocó el turno al otro mago. En ese momento les comenté a mis amigas mi sensación estomacal. Y de repente el mago hace la misma operación que el anterior. Pide voluntarios y nadie sale. Me vuelve a llamar. Yo subo con mi sonrisa y mis ruidos estomacales. El truco era de cartas y se me hizo eterno. Sólo bajar, desaparecí directa al baño y a los 5 minutos volví a aparecer en la sala, como el truco. Mis amigas muertas de risa me cantaban la canción de Alex y Cristina  “Hago chas y aparezco a tu lado” Eso si que fue magia y lo demás… tonterías.

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email