lunes, 19 de enero de 2015

Empanadico sin gluten

Tengo tantas cosas en el tintero de las que haceros partícipes y tan poco tiempo para escribir que, aunque sea con retraso porque las fechas navideñas ya han pasado, no quiero dejaros sin la receta de este postre que en Aragón se toma por navidad. Es el empanadico de calabaza, que es verdaderamente imposible comprar uno sin gluten. Por fin me atreví a hacerlo con ayuda de una prima y me salió realmente bien. 

Lo hice hace tiempo con la súper calabaza que compré para el 1 de Noviembre, noche de Halloween, y con la que hice unos espectaculares buñuelos sin gluten. Me reservé un poquito de calabaza e hice un par de empanadicos. Uno me lo zampé y el otro lo congelé para la navidad.

Así que os dejo la receta para que probéis en casa ya sea con las calabazas que compréis para el próxiimo día de Halloween o para la próxima Navidad ¡o para este fin de semana mismo!


INGREDIENTES PARA 2 EMPANADICOS DE CALABAZA SIN GLUTEN

-1/3 vaso de leche
-1/3vaso de  los de vino de anís
-4 cucharadas de azúcar
-1 cucharada de sal
-1 sobre de levadura
-1/2 kilo de harina

ELABORACIÓN

Se calienta la leche, el anís, el azúcar y la sal todo junto sin que llegue a hervir. Una vez fuera del fuego se le añade el sobre de levadura. En un recipiente a parte se pone medio kilo de harina sin gluten y se vierte la mezcla anterior. Se amasa un poco con las manos o con una cuchara de palo y se le añade un vaso de aceite caliente en el que se ha frito anís en grano.









Se corta la masa en dos trozos y se estira bien con el rodillo (ya sabéis que se rompe bastante nuestra masa sin gluten así que hay que tener maña para unir y pegar), se le echa un poco de aceite y también azúcar mezclado con canela en abundancia.

Se pone una capa de calabaza cortada muy fina en la mitad de la masa y se vuelve a echar canela mezclada con azúcar. Se ponen piñones y pasas y se cierra el empanadico. Por encima se le hecha aceite y azúcar y se pincha con un tenedor para que se hinche al cocerlo.

Se pone al horno a 170º que se vaya haciendo lentamente hasta que vemos que se dora. De base para el horno se pone en la placa un papel de cocina y al sacarlo se pone encima de un cartón y así no se pega.

He de deciros que estaba más bueno al día siguiente que en el día porque se empapó la masa y no estaba tan crujiente como al principio. Así que si puedes aguantar... te lo recomiendo.

ENLACES RELACIONADOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email