viernes, 21 de octubre de 2011

Catadora celiaca por un día


Ayer me estrené como catadora de productos sin gluten. Suena glamouroso ¿no? “Catadora”. “¿Tú qué eres?” “¿Quién yo?... Yo catadora”, vaya vaya. Suena bien. Fue una buena experiencia la verdad. Estaba hasta nerviosa. Me sentí responsable, porque estaba representando al colectivo celiaco. En mi grupo estábamos 6 celiacos,  pero anteriormente habían pasado dos grupos de 9. No sé cuál era el objetivo de la cata, pero allí estaba yo, si señor. La catadora de pan sin gluten.

CUESTIONARIOS DE OLOR, SABOR, TACTO Y APARIENCIA

 La cata consistió en probar varios panes sin gluten. Dos baguettes y dos de molde, primero sin tostar y después tostados. Nos pusieron en unos cubículos independientes y no podíamos opinar unos con otros. En un plato nos ponían dos panes para probar y nos pasaban un cuestionario en el que nos preguntaban sobre olor, aspecto, gusto y tacto. También si lo compraríamos y que errores le encontrábamos. Me dió hasta miedo hacer fotos pero finalmente hice las que veis aquí. Parecía todo tan serio…

Yo identifiqué perfectamente el pan de molde de Beiker y el otro era el de Schär. Lo mismo las baguettes. El de Schär más oscuro, con un olor raro pero de gusto muy bueno. El otro, no identifiqué la marca pero supongo que sería de Beiker también. Este me pareció el de siempre, el blanquito que sólo verlo se rompe.

EL PAN DE MODE

Respecto al de molde me impresionó el de Schär tostado. Natural el sabor era rarísimo y bastante duro, pero tostado me pareció ideal para un sándwich de jamón y queso. El de Beiker muy dulce, ya sabéis que es como un brioche y sólo vale para comerlo con mermelada y mantequilla, vamos que con jamón o choricito ni hablar.

TACAÑOS... 

La segunda parte era en grupo. Nos proponían cosas sobre el pan para que hablásemos y conociesen así lo que opinábamos. No nos pagaron ni nos dieron una bolsita de productos, que habría sido lo suyo después de hacernos ir hasta allí e invertir casi dos horas en la cata (tacaños), pero al menos he descubierto un pan de molde que funciona para salado y para hacer sándwiches.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir la información!! A mi me encanta el pan y NECESITO uno que esté rico!! A ver si inventan el pan que no se note para nada que es para celiacos..

    ResponderEliminar
  2. joo que guay!! me encantaría participar en algo así!! soy experta catadora, los he probado todos y salvo Schar y Beiker, los demas ... sin comentarios!!
    bueno el pan que hacen en los restaurantes danicola me gusta también
    algun día conseguirán un pan que no haya que tostar para poder comérselo, que no se rompa, ni se desmigue, que no sepa a celiaco...

    ResponderEliminar
  3. Aún no he probado un pan de molde sin gluten que me guste, así que me lo hago en casita con la bicha, que lleva un tute la pobre.... Y yo que pensaba que la usaría poco....

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si me gustara un poco más la cocina yo también me lo haría en casa Susana, seguro que el tuyo es mejor que cualquiera de los panes que se venden. Una chica comentó que tanto probar a ver si le salía (le salía bien una vez de cada 5), gastaba más en los ingredientes que en comprarlo hecho, y que finalmente se había decidido por lo segundo, así que debe ser complicado.

    Mi sueño es un bocadillo de pan con tomate y jamón. Pero un pan como el que tú describes Celiquitos, así de los de sueño para un celiaco, y sin sabor a celiaco, como dice Irene. No se si se nos pegará algo de sabor ¿A qué debemos saber los celiacos? ¿A celiaco?

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email