lunes, 25 de mayo de 2015

Placeres sin gluten para todo el mundo

Hay momentos en la vida de un celiaco que se hacen cuesta arriba cuando uno ve la pedazo de tarta con gluten que se van a meter entre pecho y espalda los comensales con los que comparte una cena en la mesa, como me ha pasado a mi este fin de semana. Que me alegro por ellos ¿eh? no digo que no.

Pero del fin de semana que viene no pasa que me hace Karol (la misma que me hizo las galletas para Berta) una tarta a mi igualita pero sin gluten. Con su hojaldre, su crema pastelera, sus fresas, cerezas y frambuesas. Y todo sin gluten. No me van a dejar a mi así, con las ganas. Ya compro yo el hojaldre, pero lo demás corre por su cuenta.
 
PLACERES SALADOS SIN GLUTEN

Hay otros placeres más salados de los que un celiaco puede disfrutar en soledad sin depender de una panda de amigos desalmados que se acuerden de una (es broma... aunque no mucho). Por ejemplo dando un paseo tranquilamente. Unos placeres que siempre estarán allí, al alcance tu mano, porque son sin gluten, te los dan hechos y los puedes comprar, sin ser más caros que el resto, en muchos sitios.

Me refiero a las pipas, los frutos secos y otros picolabis que como la marca Facundo hacen sin gluten para todos. Y cuando digo todos es todos, porque todos sus productos son sin gluten y todos (celiacos o no) podemos comer.

He probado algunos de sus productos en un envío que me han hecho y he de decir que me gustan y me han sorprendido. Primero porque no sabía que todo lo que hacen es sin gluten y segundo porque es raro encontrar en el mercado pipas jalapeñas u otros pica pica con sabor barbacoa, cebolla... que sean sin gluten. Hacía tiempo que no los comía porque había dejado de buscarlos, pero sabiéndolo los comeré más a menudo.

Me alegro de que por fin alguien se acuerde de nosotros. En este caso Don Facundo. ¡Gracias Facundo por hacer que los placeres de este mundo sean placeres para todo el mundo! (celiacos o no).


ENLACES RELACIONADOS

Vuelta a los ruedos sin gluten ¡que ya somos cuatro!

lunes, 18 de mayo de 2015

Vuelta a los ruedos sin gluten ¡que ya somos cuatro!

¡Ya estoy de vuelta! Ya perdonaréis esta larga ausencia pero el último mes de embarazo fue duro, el parto lleva unos días en el hospital y la recuperación y adaptación en casa también se merece unos días. ¡Claaaaro! ¡Berta ya está aquí! ¡Ya soy de nuevo mamá celiaca! Es un ángel.

El parto fue de película. Después de una cesárea con Bruno vivir un parto natural (vaginal como dicen los expertos) es un milagro del cielo, ¡una maravilla! En 15 días ya estaba prácticamente recuperada. Hace un mes que di a luz y voy ya a buscar a Bruno a la guardería con Berta en la mochila desde hace unos días... ¡hago prácticamente de todo! Mientras que con la cesárea pasé dos meses de recuperación dolorosos y horrorosos.

EN CASA ESPERABAN LOS PAQUETES SIN GLUTEN ...


Y claro, después de vivir y esperar de nuevo una cesárea, esto es una bendición. Y más si llegas a casa y te esperan esta cesta de Carrefour con sus nuevos produtos sin gluten, que no los podían haber mandado en mejor momento porque estos días de sequía sin gluten y sin lactosa en el Hospital se merecen un homenaje como éste.

O esta caja de productos Facundo todos sin gluten, o esta otra de Qué Box, de la que ya os hablaré en otro post. El caso es que Berta ha llegado como se dice con un pan debajo del brazo. Parece que todos los envíos hayan llegado para una celebración de lo más oportuna.

... Y OTROS REGALITOS

Lo de las tartas de pañales me parece una idea genial. Porque ¿qué mejor regalo que pañales? Y si además son hechas en casa y con unas galletitas pesonalizadas hechas por Karol, el regalo es genial. Recuerdo que unos amigos nos trajeron paquetes de pañales cuando nació Bruno, y oye, son una buena ayuda y además útiles de verdad.

También nos esperaban unos vestiditos hechos a mano por la tía Laura preciosos y unos baberos con unos bodies a juego, el nombre para la puerta de la habitación o un chupetero genial (todo de Luciukas).

Y de momento lo dejo aquí. Sólo quería informaros de mi vuelta a los ruedos sin glulten con una más en la familia. Dentro de poco os contaré más cosas sin gluten... y con gluten claro.

ENLACES RELACIONADOS

¡Ya soy mamá celiaca! 

Porque no todos los embarazos son iguales

¿Puede ser mi hijo celiaco?

La felicidad que adelgaza
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email