martes, 26 de marzo de 2013

Churros sin gluten (receta fácil)

¡Que ya estamos en Semana Santa! ¡Qué bien! que ganas tenía y para celebrarlo vamos a desayunar unos churros sin gluten. Llevo casi 3 años de celiaquia y los 3 me los he pegado sin comer churros. ¿Cómo he podido pasar tanto tiempo así con lo fáciles que son de hacer?

Yo sin catarlos pensando que nunca más los probaría. Pues se acabó, una amiga celiaca me ha sacado de la penumbra y me ha enseñado que no hay más ciego que el que no quiere ver.¡¡En 5 minutos los tienes! Vamos lo ideal para una mañana de fiesta. Ya se que ahora es tiempo de torrijas, pero todo se andará. ¡Hoy churros!

INGREDIENTES

-Un vaso de agua
-Un vaso de harina de pan Schär
-Una pizca de sal
-Azúcar

ELABORACIÓN
Pones a hervir en una sopera un vaso de agua y una pizca de sal. Cuando rompe a hervir echas el vaso de harina, sacas del fuego y remueves rápido. Cuando formas una pasta la metes en la churrera. Haces los churros de la medida que más te guste y a la sartén a freir. No hay más. Sólo es necesario un poco de rapidez a la hora de hacer la pasta. Y no se te olvide el azúcar al gusto. ¡Suerte y a disfrutar de unos buenos churros sin gluten!


martes, 19 de marzo de 2013

Convertida a la celiaquia

He de reconocer que mi transformación a persona celiaca como tal se está completando. Porque a mi parecer uno no es celiaco completo, del todo, al 100x100 hasta que las cosas que cocina sin gluten y una gran parte de lo que come fuera y otra gran parte de los productos envasados que compra le gustan. Pero le gustan porque le saben bien no por obligación de que esto es lo que hay.

LA FASE "TODO ME GUSTA Y NO ENTIENDO QUE A LOS DEMÁS NO"

Pues yo estoy en esta fase de que casi todo me gusta, las masas me gustan (casi todas) y cuando cocino en casa sólo me gusta a mí y no entiendo como no les puede gustar al resto. Me pasó con la empanada. Cuando la hice con Margarita la probó y me dijo que me la congelara para mí. Y cuando la hice yo en casa nadie quiso. "Es que la masa es un poco pesada...". Y yo encantada oye. Me la guardé para mí, la congelé y la fui sacando a trocitos. 

Me pasa con las magdalenas. Me parecieron riquísimas pero al resto como que no les ilusionaron mucho. Y cuando hago bizcocho se lo comen pero siempre piden que la próxima vez haga uno con gluten. 


3 AÑOS COMIENDOS SIN GLUTEN

El caso es que después de casi 3 años de diagnóstico me declaro convertida a la celiaquía. Mi gusto y mi paladar ya son celiacos. Una cosas es ser celiaco y otra que te guste comer sin gluten. Y yo ya no noto mucho la diferencia entre unas masas con y sin gluten y tengo que preguntar ¿de verdad se nota mucho la diferencia?

A lo que no me he convertido todavía es al pan sin gluten. En eso aún me cuesta y me costará, al menos de momento, aunque espero que ese momento no sea muy largo. 

ENLACES RELACIONADOS



sábado, 16 de marzo de 2013

Historias de una celiaca embarazada: Qué regalar a una embarazada

¿Qué regalar a una embarazada, celiaca o no? Ahora más que nunca, no se si por el embarazo o por qué, valoro muchísimo los pequeños detalles, porque son los que realmente dan la felicidad. A mí por lo menos me la están dando en este momento de mi vida. Ya sean pequeños postres sin gluten (como el roscón de Noelia) o pequeños regalos sin gluten (como el primer regalo como mamá celiaca que me envió Cristina desde Berlín). Son detalles que me hacen feliz poco a poco. A sorbitos. Y de forma continuada.

PAC ÚLTIMOS MESES

Así que si no sabes qué regalar a una embarazada piensa en ella. En lo que le gustaría recibir de tí y en lo que necesita. Por ejemplo el pac "últimos meses" que me ha enviado María desde Londres. Una buenísima idea que me ha encantado para regalar a una embarazada.

El pac está compuesto por una botellita de agua con filtro para eliminar impurezas y poderla llevar de paseo contigo en el bolso. Porque embarazada se tiene muuuucha sed. Un botecito de cacao para los labios con color, porque se resecan mucho y gel de aceite y limón para cuidar la piel, que en el embarazo aparecen las estrías y la celulitis y hay que tener mucho cuidado.

UN CALZADOR EXRA LARGO

Otro regalo que me ha servido mucho es este calzador de tamaño extra. Ya sabéis que al final una no se puede agachar con tanta facilidad para ponerse y atarse los zapatos. Así que este calzador me salva todas las mañanas de partirme los riñones y de estrujar al bebé. Me lo ha regalado mi pareja, aunque no se si lo ha hecho pensando en mí o en él. Ya sabéis...

Otro pequeño detalle es el primer juguete de Bruno que me ha regalado Silvia, una amiga celiaca que ayer anunció que también está embarazada. Es un pequeño regalo que al ser el primero se convierte en un gran regalo. 

LOS PRÉSTAMOS SON MUY IMPORTANTES

Entre estos pequeños detalles están también los préstamos. Que ayudan y mucho en estos momentos en los que los gastos se disparan todo lo que quieres y más. Como por ejemplo el peto que me ha dejado Noelia, otras ropas y accesorios de mis hermanas, la bañera con cambiador de Laura, el protector para conducir de la otra Laura, el babycook de Bea... Todo lo que venga de préstamo es bienvenido en mi casa.

Y otro tipo de regalos que me dan un sorbito más de felicidad es cuando se trata de cosas que las han hecho ellos mismos como los vinilos que está diseñando Irene para la habitación de Bruno, el cuadro que ha pintado Carmen con sólo 10 años o el juguete de madera que me va a hacer María, una artista del bricolaje.

EL VALOR ECONÓMICO DE UN REGALO NO ES LOS QUE IMPORTA

Con esto os quiero decir que hay muchas veces que el valor económico de un regalo no significa más que otro más sencillo pero cargado de valor sentimental. Este periodo embarazoso que estoy viviendo me está enseñando muchas cosas. Me ha dado muchas lecciones. Y más que lecciones me ha hecho darme cuenta de la realidad. No sé explicar el porqué, no se si son las hormonas, pero creo que este momento te hace cribar, vivir a tope y seleccionar lo mejor de tí y lo que es mejor para tí siempre pensando en tí. 


ENLACES RELACIONADOS
 

miércoles, 13 de marzo de 2013

Las magdalenas sin gluten de Marina

Marina tiene 4 años y ya le encanta la cocina. No es celiaca pero su tía si. Ahora es su tía la que le enseña a hacer bizcochos, magdalenas y pasteles pero dentro de poco será ella la que enseñe a su tía a hacer todas estas cosas porque es muy aplicada y le encanta meter las manos en la masa. Sobre todo cascar los huevos y remover cuando están todos los ingredientes en el recipiente.

A Marina le gusta sobre todo mandar y entiende perfectamente lo que un celiaco puede y no puede comer, y si no lo tiene muy claro pregunta, como debe ser (o debería). Este fin de semana nos hemos puesto con unas magdalenas. Hice unos intentos hace un tiempo (creo que 5 veces) y no logré hacerlas, pero esta vez sí. Han salido perfectas y muy muy buenas. Son muy fáciles de hacer, como a mi me gustan las recetas, y es que Marina tiene unas manos...

TAN FÁCIL COMO UNA RECETA DE NIÑOS

Los ingredientes son lo principal. Así los apuntó Marina: 3 huevos, un sobre de levadura (Marina lo dibujó doble como el de la gaseosa, que van dos sobres juntos porque es la que solemos echar al bizcocho sin gluten), harina, azúcar y aceite (una oliva con hueso y todo). ¿Queda claro no? Me pregunto yo, ¿por qué a los adultos nos cuesta tanto aclararnos con las cosas si los niños se las arregla tan fácilmente?. 

¿Por qué a un adulto le cuesta entender que un niño celiaco necesita comer alimentos sin gluten en los cumpleaños, en el colegio, en las meriendas de amigos y para un niño es tan sencillo comprender que todos tienen que ser iguales y disponer de chuches y pasteles para todos?. Es tan sencillo como apuntar la receta de esta forma y que todos lo entendamos ¿o no? Pues por favor no dejemos a más niños sin comer pastel en los cumpleaños sólo porque es celiaco o sin bolsitas de chuches.

VOLVER A SER NIÑOS

Deberíamos convertirnos de vez en cuando en niños, aplicarnos su forma de pensar y entender las cosas sin complicarnos la vida y así quizá entenderíamos un poco más lo que es la celiaquia.

Y ahora si, después de esta reflexión, la receta de las magdalenas.

INGREDIENTES

3 huevos
1 sobre de levadura sin gluten
200 gramos de azúcar 
250 gramos de harina sin gluten
1 vaso de aceite (medio de agua)

ELABORACIÓN

Mezclas los huevos y el azúcar y los bates bien batidos. Añades la harina mientras remueves y también la levadura y el azúcar. Bates con la batidora y rellenas los moldes de las magdalenas hasta la mitad. Nosotras les pusimos pasas y nueces en algunas de ellas. Metes al horno durante una media hora a 180º. Dejas enfriar y ¡listas!

ENLACES RELACIONADOS




miércoles, 6 de marzo de 2013

¿Quién es el dueño del pan sin gluten?



Ayer estuve en el Corte Inglés y vi el pan sin gluten de Pan Bimbo. He de decir que me sorprendió a simple vista porque me di cuenta de que éste no es el que yo probé en la cata sin gluten y definí como esponjoso, tragable y grande, sino otro de los dos que era incomible e intragable. 

Por otro lado me he llevado una grata sorpresa al pensar que tal vez Beiker, con su planta en Zaragoza, sea el dueño de esta rebanada de pan que defino como la más apetecible para comer por un celiaco. Quiero darles la enhorabuena si es así, ya lo puse en mis observaciones en la cata, porque es un pan de molde realmente bueno que va a hacernos muy felices a los celiacos, sobre todo si lo ponen a un precio asequible.


¿POR QUÉ TODOS PENSARON QUE ESE ERA DE BIMBO?
Ahora bien, esto me ha hecho reflexionar en el hecho de ¿por qué todos los presentes a la cata pensaron que ese era el de Bimbo y en ningún momento pensaron que podría ser de otra marca? Yo como ya apunté anteriormente en el post de la cata, el de Bimbo ni lo había probado ni visto, con lo cual no lo identifiqué, pero les creí. 

Creo que la respuesta está bien clara. Bimbo es una marca conocida y muy identificada con productos de calidad. Por eso creo que todos tendieron a pensar que ese era el de Bimbo, porque era el que más se parecía a simple vista al sin gluten y porque era muy esponjoso. Calidad.

¿POR QUÉ NADIE PENSÓ QUE EL PAN BUENO PODÍA SER EL DE BEIKER?

¿Y por qué nadie, ni siquiera yo, pensamos que podía ser el de Beiker nuevo? ¿Tal vez porque no estamos acostumbrados a que esta marca nos sorprenda con productos así? Aunque los últimos productos que ha sacado Beiker al mercado están realmente buenos y no tienen nada que envidiar a ninguna otra marca.

ACOSTUMBRARSE A LO BUENO SIN GLUTEN ES FÁCIL

Nada Beiker, que tienes que acostumbrarnos a lo bueno, haciendo productos buenos como este pan y otros productos nuevos que ya he catado, como las galletas con chocolate, el nuevo bizcocho o el pan de molde sin gluten que ya mejorasteis hace un tiempo y que dejó de ser dulce para ser más salado… Acostumbrase a lo bueno no es difícil. Lo malo es dar marcha atrás y, como no es el caso, os auguro y deseo lo mejor.


Pocas veces hablo de forma tan positiva de un producto sin gluten. Siempre le saco algún pero, ya sea que hay que hornear, que no se traga bien, que no tiene buen sabor… Pero en este caso he de decir que por el momento y por lo que he probado, que fueron tres mordiscos en la cata, me pareció el mejor pan de molde que mis papilas han gustado hasta el momento. ¡Enhorabuena al dueño del pan esponjoso, grande y más blanco de la cata!


ENLACES RELACIONADOS

Cata de pan sin gluten: Dame pan y dime tonta 

¿Para cuándo las rebajas en productos para celiacos?

El tamaño importa en el pan sin gluten 

Esto es un bocadillo sin gluten y lo demás tonterías

7 razones por las que un celiaca debe comer pan  

Sandwich sin gluten, dos centrímetros tienen la culpa
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email