martes, 26 de febrero de 2013

Historias de una celiaca embarazada: 73 kilos y apuntando todo lo que como


Esto es un no parar. Estas dos últimas semanas Júlia (Alimmenta) me ha hecho apuntar en una tabla todo lo que como. No se debe fiar de cómo estoy llevando la dieta. Pero el hecho de apuntarlo todo, todo, me ha causado ansiedad. Creo que me ha dado más hambre si cabe. 
Resulta que le comenté que me saltaba algunas meriendas y cenas,  vamos que había vuelto a las andadas del principio de la dieta cuando las cenas eran (y son) mi punto débil, es decir mi pecado. Unas porque no las hago y otras porque no las cumplo.
APUNTAR TODO LO QUE COMO
Hace 15 días había engordado un kilo y medio, hasta 72,5 kilazos y el brazo un centímetro hasta 31´5 cm. De tripa seguía igual, a pesar de que yo me la notaba enorme. He de decir que me medí yo, con lo cual puede ser que cometiese algún error y no me tomase las medidas de forma adecuada, porque llega un momento que la tripa no hay por dónde cogerla. Así que ¡hala, a apuntarlo todo!
73 KILOS SIN GLUTEN

Y confieso que me da vergüenza enseñarle la tabla porque hay días que es un desbarajuste total. Pero es que llego con tanta hambre… que no soy dueña de mis manos ni de mi boca. No controlo lo que estas pueden llevar a la boca, ni lo que mi boca puede llegar a masticar y tragar. Ahora estoy en 73 kilos en mi semana 28+2 días de embarazo y tengo un haaaambreee caniiiinaaaa.
TRABAJAR, COMER Y DORMIR

Y es que el desbarajuste se ha trasladado también a mi vida diaria. No sé en qué día vivo, de hecho ayer se me pasó la cita con Júlia y la hemos pasado al jueves. He tenido pesadillas horrorosas con respecto a la llegada del bebé. Me he metido en la cocina más que en toda mi vida celiaca a preparar bizcochos, tartas y empanadas sin gluten.  
La vida no me da para más que para trabajar, comer y dormir porque me acuesto entre las 9.30 y las 10.30 horas, con lo que el día se reduce mucho.  Aun así me ha dado tiempo de acudir a una cata de pan sin gluten, quedar con mis amigas, ver a mis suegros y a mis padres, estar con mis sobrinos, escribir algún post (no tan a menudo como me gustaría)… no lo hago mal del todo entonces ¿no?
 
SÍNDROME DEL NIDO
Lo dicho, que conforme avanza el embarazo me siento más descontrolada en todos los sentidos y tengo la necesidad de poner orden. No sé si esta necesidad que me he creado de ser una “súper mujer” y continuar con el trabajo hasta el final es la correcta. ¡La lista de cosas por hacer se acumula y ya estoy de los nervios! ¿Debe ser lo que se llama el “síndrome del nido”?, que tengo la imperiosa necesidad de tenerlo todo controlado y ¡de momento no tengo nada!
Así que todo se mezcla, la dieta, el gluten, el trabajo, la casa, la habitación del bebé, lo que necesito para el día del parto y cuando llegue a casa y después.... ¡AAAAAAAAhhhhhhh!!!

ENLACES RELACIONADOS

lunes, 25 de febrero de 2013

Empanada sin gluten (para torpes en la cocina)

Como creo que no soy la única y que como yo, hay mucho torpe en la cocina, os presento mi nueva receta fácil y sin gluten. Porque hay que ver lo bien que cocina la gente por ahí. A mi me avergüenza y más ahora que voy a tener descendencia y tendré que alimentarlo con mis "comistrajes", que los llamo yo. Eso sí, me estoy aplicando y últimamente estoy muy cocinillas.

EMPANADA SIN GLUTEN DE MARGARITA, DE CAN SERRA (IBIZA)

Esta semana he aprendido a hacer la empanada sin gluten de Margarita de "Can Serra". Me la hizo este verano en Ibiza y ahora he probado yo y ¡me ha salido! Así que os aseguro que esta receta es fácil y que está riquísima. Si no fuese así ahora no estaría escribiendo esta entrada porque mi habilidad en la cocina es limitada, como ya he comentado en otras ocasiones. Así que una de dos o es fácil o es que Margarita me enseñó muy bien.

Es empanada de tomate con cebolla y sardinas. Se puede hacer con muchos otros ingredientes pero yo me he decidido por los que me recomendó Margarita, una experta en la cocina. Ella nunca había probado a hacerla con harina sin gluten y claro, notó la diferencia. La masa se rompe y se quiebra mucho más. Pero oye, que al final salió y muy bien. Y lo más importante ¡a mí también!

INGREDIENTES:

Para la masa:
1/2 Kilo de harina (Yo he usado Beiker)
1 Sobre de levadura
1 huevo
1/2 taza de café de aceite
2 tazas de café de agua

Para el relleno:
Cebolla
Tomate
1 lata de sardinas
Aceite de oliva
Sal

40 minutos al horno a 190 grados previamente precalentado.

PREPARACIÓN


PARA LA MASA

Mezclas los ingredientes para la masa en un recipiente y le vas dando vueltas con la mano hasta que no se te pegue. Si ves que está muy dura le añades un poquito de agua. Si por el contrario se pega mucho y está muy blanda, le añades harina.

Una vez has conseguido la textura de la masa, la extiendes sobre una bandeja con las manos. Yo la hice en la misma bandeja del horno y eché antes un poco de aceite de oliva para que no se pegase. La vas alisando y si se te rompe te humedeces con agua las manos para seguir estirando.

PARA EL RELLENO 

El relleno se hace como si fueras a preparar una ensalda. Cortas el tomate y la cebolla a trocitos pequeños y los aliñas bien con aceite y sal. Después lo remueves bien y lo vas echando sobre la masa. A continuación cortas las sardinas a trocitos y las vas poniendo encima. Y al horno unos 40 minutos.


LA MASA SE ROMPE, COMO TODAS LAS SIN GLUTEN

Espero que disfrutéis con esta empanada tanto como lo he hecho yo. No nos engañemos, porque partirse se parte igual que todas las masas sin gluten, sólo tenéis que ver los trocitos que hay en el plato de la izquierda, pero así nos ahorramos el cuchillo. Como sale bastante grande para una persona yo me he congelado varios trozos y me voy sacando. Y está igual de buena. ¡Suerte!





ENLACES RELACIONADOS

Tarta de manzana sin gluten para torpes en la cocina

Romanticismo celiaco

¿Por qué dicen si cunado quieren decir no?

viernes, 22 de febrero de 2013

Cata de pan sin gluten: Dame pan y dime tonta

Esta semana he estado en mi segunda cata de pan sin gluten. Que importante se siente una cuando acude a una de estas cosas, porque oye, ¿quién no me dice que voy a contribuir a decidir sobre el pan sin gluten del mañana? ¿Es para eso no? Y pan hay que comer. Así que hay que colaborar y ayudar a hacer un pan en condiciones para los celiacos, que nos lo merecemos. Además, ahora hay pocos sitios en los que te den algo. A mí me dicen que vaya y yo voy. Y como dice el refrán "dame pan y dime tonto". Que hay que comer pan, pues yo como pan.

3 PANES DE MOLDE A PROBAR

La cata la organizaba la marca Schär-Beiker. En una primera tanda nos dieron 3 rebanadas de pan de molde naturales. Para mi gusto la del centro y la de la derecha imposibles de tragar. La de la izquierda muy muy rica, a todos los niveles. Esponjosa, muy buena presencia, grande y comestible. Hay quien dijo que si era la de Bimbo. En apariencia parece que si, pero yo no he probado aún el pan sin gluten de Bimbo, así que no os puedo decir.

En la segunda tanda nos pusieron las tres rebanadas anteriores tostadas. Mi opinión no varió mucho a la de la primera tanda. Lo mismo. Dos intragables y el tercero muy rico. 

MÁS PANES SIN GLUTEN ASESINOS NO POR FAVOR

Nos comentaron de la organización, ya al finalizar la cata, que alguno de los panes no estaba en el mercado todavía y alguno sí. Así que de ahí podéis sacar conclusiones. Uno de Bimbo, hay quien dijo que estaba el nuevo de Beiker y el tercero pues sería el que estaban probando.

Para mi gusto que no lo saquen si es así porque es más de lo mismo, más de lo que ya hay en el mercado. Panes asesinos que te producen ahogamientos masivos si lo que pretendes es apagar desdesperadamente tu hambre con un bocadillo rápido.

ENLACES RELACIONADOS

El tamaño importa en el pan sin gluten 

Esto es un bocadillo sin gluten y lo demás tonterías

7 razones por las que un celiaca debe comer pan  

Sandwich sin gluten, dos centrímetros tienen la culpa


lunes, 11 de febrero de 2013

Con el gluten hasta en sueños

Unos tiene sueños eróticos, otros pesadillas, otros sueñan con  tempestades, otros con su infancia, con su amor imposible... y yo llevo ya varios días soñando con comida sin gluten. ¿Qué querrá decir? Una vez soñé que estaba en una fábrica de productos para celiacos, casi como si estuviera en el cielo vamos. No es que me los comiera allí mismo, sino que estaba comprando productos envasados para llevarlos a casa. Era una sensación de tanto disfrute...  Este fin de semana he soñado con unas galletas. Yo las había probado amarillas pero resulta que también las había azules y yo no lo sabía. Me producía alegría saberlo.

Un sueño que se repite a menudo en mis noches celiacas es que le doy un bocado a un croissant con gluten, o a cualquier otra exquisitez prohibida para los celiacos, y luego me doy cuenta de que es con gluten y me entra el miedo. ¿Por qué mi cabeza celiaca no me permite un segundo de disfrute aunque sólo sea en sueños? ¿Os pasa a vosotros? ¿Soñáis con estas prohibiciones o limitaciones que nos acompañan? 
 
CONSUELO SIN GLUTEN ... DE MOMENTO

Para compensar, de momento, me conformo con el súper regalo que nos ha hecho Schär-Beiker a los socios de la Asociación Celiaca Aragonesa. Sólo por enviar rellenada una hoja con nuestros datos que aparecía en el boletín, nos han regalado estas dos bolsitas valoradas en 40 euros en productos sin gluten. ¿No está mal no? Espero que calme mi apetito nocturno ... al menos de momento y mientras duran.



ENLACES RELACIONADOS

El cielo sin gluten existe

No todos los celiacos van al cielo

domingo, 10 de febrero de 2013

Historias de una celiaca embarazada: celiaca, embarazada y resfriada

Lo he pillado pero bien. Si, si, el resfriado o catarrazo típico de esta época. No me libro de nada. Ya estuve resfriada una vez hace un mes y medio y ahora otra, pero esta vez es mucho más fuerte. Y esto de ser celiaca, estar embarada y no poder tomar nada excepto paracetamol lo hace duro.

VITAMINA C Y AGUA CON MIEL Y LIMÓN

Lo que he hecho es incluir más frutas y vitamina C. Por ejemplo en el desayuno me tomo un kiwi y una naranja, que también me ayudan con el estreñimiento. Y a lo largo del día como mucha fruta. También el té lo acompaño con un poquito de jengibre que dicen que va muy bien contra los virus. 
 
Y constantemente, como unas tres veces al día, tomo un vasito de agua caliente con miel y limón. Esto último sí que me ayuda a suavizar la garganta y a depejarme un poquito.


DESCANSAR Y LEER A CAMILLA LÄCKBERG

Y dormir, dorminr y dormir, que es lo que mejor va. He estado 3 días en cama, sin salir de casa y leyendo, y la verdad es que no lo he pasado del todo mal. He empezado con la saga de Camilla Läckberg y me encanta. 

Es novela negra, que nunca me había dado por leer este tipo de libros, pero te cuenta varias historias paralelas y se hace muy dinámico y muy fácil de leer, te engancha desde el principio y me ha hecho muy llevadero este catarrazo embarazoso y sin gluten.

CATARRAZOS QUE TE DEJAN OFF

Hay que buscarse un entretenimiento para pasar estos catarrazos que te dejan "off" y si además está embarazada, hay que cuidarse un poco más. El catarro lo pillas igual seas o no celiaco, así que hay buscar soluciones sin gluten. La fruta fresca lo es, y todo lo que os propongo también, así que ... a cuidarse.

ENLACES RELACIONADOS






viernes, 1 de febrero de 2013

Pequeños placeres sin gluten


De vez en cuando hay que darse un capricho sin gluten. Un capricho al cuerpo quiero decir. A mí los que me gustan de verdad son los pequeños caprichos.Y más que caprichos yo los llamaría placeres. Esos pequeños placeres que con poco te das un gustazo. Un gustazo de esos que te saben a gloria... Mmmm

NO OS PRIVÉIS DE UN PEQUEÑO PLACER SIN GLUTEN
 
Y es que a pesar de todo, los celiacos tenemos la posibilidad de dárnolos porque el mercado nos los pone a mano (¡menos mal!). Unos caramelos, un pastelito de chocolate, una barrita de cereales, unas galletitas, una chocolatina ...  

Yo lo hago de vez en cuando y os recomiendo totalmente que, a pesar de las dietas y los regímenes, no os privéis de uno de estos placeres, el que os guste, pero no os privéis de él. 

TÚ HACES QUE LA OCASIÓN SEA ESPECIAL

No tiene que ser una ocasión especial. Tú eres el que debe hacerla especail. Yo al menos la hago siempre que tengo necesidad. Es mi "Kit-Kat" sin gluten para darme un respiro. ¡Y me lo da! Vaya si me lo da.
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email