lunes, 31 de diciembre de 2012

Otro año sin uvas: "Pa mear y no echar gota"

Yo no se si los celiacos somos raros o es que la rara soy yo, pero si el año pasado me tocaron unos polvorones asesinos 15 minutos antes de las 12 de la noche del día 31 de diciembre que me impidieron tomarme la uvas, este año va a ser una contractura en la mandíbula que me impide abrir la boca. 

Llevo tres días así, comiendo cosas blandas, a purés y sopas, y de lo demás lo que puedo. Bueno lo que puedo, del marisco no he tenido que prescindir porque es blandito y me he encargado yo personalmente de poder comerlo. Pero turrón, pan y algunos otros dulces navideños no he podido degustarlos, entre otras cosas. 

MACARRONES DE UNO EN UNO

El caso es que me presenté en urgencias con mi mandíbula atascada. Me inyectaron no se qué y a esperar hasta la semana que viene a ver que pasa. Hoy puedo abrir la boca un poco más, pero sigue doliendo así que ya veo yo que comer las 12 uvas en menos de 20 segundos va a ser imposible para mi. ¡Si el sábado me costó comerme un plato de macarrones una hora de uno en uno! De puro aburrimiento me comí a medio plato un yogur para darle un poco de "vidilla" a la comida.

"PA MEAR Y NO ECHAR GOTA"

No me digáis que esto no es, como dice una chica que conozco y que utiliza muy a menudo esta frase "pa mear y no echar gota". Celiaca, intolerante a la lactosa, alérgica al anisakis y ahora con una contratura en la mandíbula. Hombre ... es que le cuento a la gente que me ha pasado esto y no se lo pueden creer. Bueno por supuesto que se lo creen porque me pasan siempre cosas muy raras. No podía ser un dolor de muelas o un flemón, no. Tenía que ser una contractura en el maxi... no se qué.

HAY QUE CELEBRAR COMO SEA ¡FELIZ 2013!

De todos formas yo el fin de año lo celebro sí o sí, como sea pero lo celebro. Este año los polvorones sin gluten son una buenísima opción. Son blanditos y poquito a poco los puedo pasar. Eso sí, comprobando con lupa que son sin gluten y no sólo integrales. Que por un año ya vale. Espero que vosotros hagáis lo mismo y que empecéis el año con buen pie. Os deseo lo mejor para el nuevo año y que durante el 2013 se vean todos vuestros sueños celiaco cumplidos. ¡FELIZ AÑO 2013!


ENLACES RELACIONADOS









miércoles, 26 de diciembre de 2012

¡GANADORA DE UN CONCURSO DE CUENTOS DE NAVIDAD!



Perdonad que lo haga con retraso pero es que he estado sin cobertura y no he podido publicar, así que, y ahora sÍ, quiero desdearos unas FELICES FIESTAS y espero que hayais pasado unos días maravillosos. Este es el cuento con el que he ganado el primer premio de un concurso de cuentos cortos de navidad y quiero compartirlo con vosotros. Tiene mucho que ver con el momento que estoy viviendo, como comprobaréis, y ha sido una gran sorpresa el que saliese ganador. Espero que os guste, y lo dicho. ¡FELICES FIESTAS! 

Vengo por navidad

¡Wwwoooooowwww floto! Vivo en una burbuja. Doy volteretas, hago el pino, me pongo del derecho y del revés, me cojo un pie, el otro y los dos a la vez. Me dan de comer y de beber abundante y no paso ni frío ni calor. Vamos que estoy en el paraíso. De vez en cuando alguien se acerca y me acaricia. Aunque yo no lo veo, sólo lo oigo y lo noto. Y me gusta, ¡vaya si me gusta! Porque el resto del tiempo estoy aquí sólo. Aunque no me aburro porque de repente boto, de repente estoy en reposo, de repente salto, doy una voltereta y otra después…

Como veis no estoy nada mal aquí dentro. Aunque supongo que si esto no es Marte, todos en algún momento habréis vivido como yo aquí y sabéis de lo que os hablo. Ahora no sé por qué fuera están todos cantando y tocando con unas cosas extrañas redondas que llevan como unos platillos alrededor y las golpean con las manos. Y puedo ver unas luces de colores que parpadean y se apagan y se encienden. ¿Qué debe ser esto? Estoy un poco asustado.

Voy a darme la vuelta a ver si por aquí abajo consigo ver algo. Uy! Parece que si, que se ve algo. Pero no puedo salir si alguien no me ayuda. Han vuelto los botes. Parece que alguien corre y ahora vamos en un coche. Ya se ha pasado, hemos llegado a algún sitio y ¡yo lo que quiero es salir de aquí!. Quiero ver esas luces de colores y saber por qué todo el mundo está tan contento. A ver si apuro un poquito más por aquí… ¡Uy! alguien grita. ¡Uy! y me está empujando. ¡Si!, ¡si! ¡Que salgo! ¡Que salgo! Veo a alguien. Otra vez, otro empujón, ¡venga! Si ya los veo ¿van de verde? Y ¿dónde están las luces? “Un poquito más y ya está aquí. ¡Menudo regalo de Reyes!, dice uno de los de verde. ¿Pero quienes son esos reyes?  ¡Quiero salir de aquí ya! Otro empujón. ¡Si! ¡si! ¡Ya está! ¡Ya estoy fuera!

Todos me cogen y se me pasan de unos a otros. Me ponen boca abajo y ¡me pegan en el culete! ¡Pero bueno! Les grito y les digo que paren y entonces todos aplauden y se felicitan y me ponen en brazos de … de … ¿mamá? Que agustito… Si este olor lo conozco es mamá. Y entonces se acerca …  mmmm… ¿papá? Y me besa y besa a mamá y se pone un gorro rojo con unas luces, ¡Las luces! ¡Estas son las que yo veía! y le dice Feliz Navidad cariño.  

viernes, 21 de diciembre de 2012

¡Toma aguinaldo sin gluten!

Ya pensaba yo que este año me quedaba sin aguinaldo. Visto lo visto y con la crisis rondando nuestras cabezas, mi empresa de momento no se ha pronunciado ni en aguinaldos, ni en cenas de Navidad, ni en nada de nada. Y eso es triste, ¡que parece que no estemos en Navidad hombre! ¿Dónde están la solidaridad navideña, los buenos gestos y las celebraciones con los compañeros?

Hay unos que se olvidan, pero otros no. La Asociación Celiaca Aragonesa celebró ayer la Navidad con los socios y lo hizo muy bien. Con una merienda sin gluten muy apañada y un aguinaldo sin gluten que bueno, ¡bueno bueno! Esto si que es un aguinaldo. Pero vayamos por partes.

UN DETALLAZO DEL BAR "EL ESCONDITE"

En la merienda además de la Asociación y las marcas que colaboraron en esta cita, estaba el bar "El Escondite" (el que ganó este año el concurso de tapas en la categoría sin gluten) con la tapa ganadora y otras tapas riquísimas de las que dí buena cuenta, que para eso es Navidad. La tapa ganadora se llamaba "churros con chocolate", pero en realidad eran unos palitos de pescado con salsa también de pescado, de tinta de calamar, riquísima.

ABRAZO CELIACO

Y después estaba todo lo demás: las tortillas de patata, el pan tostado, las galletitas saladas, los embutidos, los turrones, los bizcochos, las galletas con chocolate... Mmmmmm. No me digáis que no es para darle un "abrazo celiaco" a la presidenta y a toda la asociación.

¡AGUINALDO SIN GLUTEN!

Y a la hora de irnos nos dicen que hay unas bolsas con productos para cada uno de los asistentes. ¡Para rematar! Me hicieron feliz, oye, muy feliz. Que esto de los aguinaldos se hayan perdido a mí me da mucha, pero que mucha pena.

 
ENLACES RELACIONADOS

De tapas sin gluten

Olé la Navidad sin gluten en el restaurante La Granada (Zaragoza)

Cata de Champán francés (sin gluten)

Roscón de Reyes sin gluten para principiantes

jueves, 20 de diciembre de 2012

En la celiaquía como en el amor, ni tiene edad ni condición

Para ser celiaco no hay que tener un perfil fisico determinado. Esto es una lotería, lo de la celiaquia digo. Nunca se sabe cuando va a hacer aparición, ni a qué edad, ni en qué momento de tu vida, ni cómo se va a presentar. Ni depende de tu aspecto físico, de si haces deporte, de si eres guapo o feo, o de si te cuidas o no.


Hace un tiempo conocí a una señora que había tenido panadería toda la vida y que ahora con casi 60 años le habían diagnosticado celiaquia a raíz de pérdida de visión y de otros síntomas consecuencia de la enfermedad. También a una chica joven, de unos 30, que a raíz de unos dolores en las articulaciones le habían descubierto la celiaquia.

GUAPO Y CELIACO

El otro día en el supermercado había un chico guapísimo mirando las etiquetas de todos los productos que echaba al carro. Me dije, "éste es celiaco fijo". Además útiamente no se que me pasa que me pongo a hablar con gente sin conocerla de nada, ya sea en el bus, el tranvía o el mismo supermercado (¿me estaré haciendo mayor?). Creo que poco a poco voy perdiendo el sentido a la vergüenza que tenía tan, tan desarrollado, y que aún sigue pero a menor escala. Así que muy gustosa me decidí a ayudarle y efectivamente, era celiaco.

LA CELIQUIA NI TIENE EDAD NI CONDICIÓN

Después de un tiempo sin vernos conincidí con una amiga celiaca y le comenté lo del chico guapo del supermercado. A lo que ella me contó que había conocido a un bombero guapísimo que también era celiaco.Y es que la celiaquia como en el amor, ni tiene edad ni condición.

Ser celiaca y no morir en el intento

Que digan que los celiacos somos gente rara no me extraña nada

La vida de un celiaco siempre tiene riesgos

9 pistas que delatan a un celiaco

9 cosas que la celiaquia cambia en tu vida social

viernes, 14 de diciembre de 2012

Historias de una celiaca embarazada: Toxoplasmosis y celiaquia

Entre una cosa y otra, la toxoplasmosis y la celiaquia, la cosa se pone dificil. Si no puedes comer  algunos embutidos, ni carne o pescado poco hecho o a la plancha (cocinado de otra forma mejor), la situación de una celiaca embarazada en un restaurante de los catalogados "de opciones reducidas" o "échate a correr" se complica y mucho. ¿Qué haces? ¿arriesgar por partida doble? Pues me parece que si quieres comer algo va a ser que sí. 

Por suerte para mí, sólo he tenido que vivir esta situación el primer trimestre del embarazo hasta que me dieron los resultados de los análisis que confirmaban que he pasado la toxoplasmosis, por lo que puedo comer de todo y mis limitaciones gastronómicas se reducen a la celiaquia y vale, que ya es suficiente.

BRAZO TRIPA, BRAZO TRIPA

En la primera cita con Julia (nutricionista de Alimmenta) como ya comenté, me hizo medir el brazo derecho y la tripa. Hace unos 10 días, en la última cita, volvimos a medirlo. La tripa había crecido considerablemente, el brazo por el contrario había meguado, y eso no es buena señal. Resulta que la tripa mide cuánto crece tu embarazo y el brazo cuánto engorda tu cuerpo, no tu embarzo si no la grasa en tu cuerpo, porque estás comiendo más de la cuenta vaya.  

Cuando empecé con el embarazo pesaba 65,5 kg, en la última visita 66,5 kg, Sólo un kilo de más y estaba de cuatro meses, 16 semanas. Julia me aumentó las cantidades en la dieta porque había engordado muy poco. Pero qué poco dura la alegría en casa del pobre, porque en sólo 4 días he engordado otro kg y medio. Ya estoy en 68. La cara la tengo más redondita y la tripa ya ni os cuento. No me ha dado ni tiempo a aplicar la recomendación de aumentar las cantidades, principalmente más hidratos de carbono, y comer todo lo que incluye la dieta, que yo no lo hacía por cansancio sobre todo en la merienda y la cena.

LA ROPA ES LA DE ANTES PERO YO NO

Parece ser que esto suele pasar y que lo engordes todo de repente. Te llevas el susto la primera vez que ves la báscula pero después se pasa enseguida. A lo que no me habitúo es a la ropa. Parece que no me mentalizo de que mi tripa no va a dejar de crecer, o simplemente que ya ha crecido, y sigo llevando la misma ropa de antes de estar embarazada. Así que hay días que voy al trabajo hecha una verdadera piltrafa. 

Entre que no tengo mucho tiempo para pensar en cambios y probatinas por la mañana y que la ropa es la de antes pero yo no ... os podéis imaginar. Vestidos que se ajustan en la tripa y se convierten en minifalderos porque suben y suben, jerseis que se ajustan y no llegan a cubrite debajo del ombligo... un show. Pero a todo se acostumbra una ya sea a la celiaquia, la toxoplasmosis, un embarazo...


ENLACES RELACIONADOS

Así clasificamos los restaurantes los celiacos

Historias de una celiaca embarazada: los pecados en la cena

Historias de una celiaca embarazada: ¡Feliz, celiaca y embarazada!

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Las dietas son para saltárselas (también las sin gluten)

Estos de Genius me tienen en el bote. ¿Pues no va el toro día y me llega un envío de napolitanas de chocolate sin gluten? Me llama el repartidor y me dice que llevaba unos productos congelados para mí y oye ni corta ni perezosa le dije que los trajera claro, que luego ya veríamos la procedencia. ¿Cómo voy a decir que no a nada con la que está cayendo? Y menos a unas napolitanas de chocolate como estas.

A CABALLO REGALAO...

Una delicia. Mi pareja las ha probado y le han parecido muy buenas. También  le he dado a alguna amiga celiaca de la que espero su respuesta. En mi opinión están riquísimas. Y diréis hombre... a caballo regalao... No no, en serio, están ricas. Lo malo es lo de siempre, lo que pasa con muchos productos sin gluten, que hay que hornear antes de consumir, en este caso 14 minutos. Y comer recién horneado , nada de una hora después, porque si no ya sabéis como va la cosa.

Me la comí para desayunar el sábado, que un día es un día y la dieta está para saltársela (que Julia me perdone) de vez en cuando. Y que bien me sentó, mmmm. La napolitana y saltarme la dieta, para que nos vamos a engañar.


ENLACES RELACIONADOS



martes, 4 de diciembre de 2012

Comida bombón en el restaurante La Bastilla (Zaragoza)










El otro día fui a comer a La Bastilla, un afamado restaurante  de Zaragoza, y la comida fue un auténtico bombón, sin gluten claro. Bombones en el aperitivo y bombones para acompañar el café. Mmmm riquísmos. De queso con cereza y de mousse de boletus con chocolate. Y esto fue sólo el principio y el final del menú, porque lo del medio no tuvo desperdicio. 


Ensalada de Perdíz
Mero con verduras

MENÚ MOËT

Para desperdicio el Moët que no pude catar por mi estado embarazoso. Y es que tienen un menú de 50 euros, que es el que tomó mi comensal  acompañante, en el que maridas toda la comida con Moët.

Boletus
Solomillo con patatas asadas
 Y lo llamativo no es sólo el Moët, también los platos que a continuación os detallo vía imagen, para que no os quede duda a los celiacos de lo que podréis comer, entre otras elecciones claro.


Todos los platos excepto la ensalada de perdíz fueron diferentes respecto a los de mi acompañante, pero esta vez no me puedo quejar. Comí muy a gusto y la siesta también la eché muy a gusto, la verdad.
 
Cremoso de arroz con leche

MERECE LA PENA GASTAR CUANDO COMES BIEN

 Realmente merece la pena salir a comer y gastarte los cuartos cuando de verdad te tratan bien. Vamos como al resto de la humanidad. Ni bien ni mal, correctamente como tiene que ser. Y éste es uno de los sitios en los que lo consiguen. Si tengo que poner un pero sería que le falta una salsita a alguno de los platos. Eso habría sido ya lo máximo. Pero la perfección no existe ... al menos para los celiacos. ¿Seremos de verdad tan raros como dicen?


ENLACES RELACIONADOS

Bacanal sin gluten en el restaurante Cacao (Monzón)

Restaurantes sin gluten (Paraninfo & Teatro Principal)

Como reinas sin gluten

La artillería pesada en restaurantes sin gluten, el Tío Jorge

Así clasificamos los restaurantes los celiacos

El cuarto de la clasificación


Share it

Follow by Email