jueves, 29 de septiembre de 2011

No todos los celiacos van al cielo

Esto es algo sabido por todos ¿no? Es lógico pensar que no todos los celiacos, simplemente por el hecho de serlo, van al cielo. La norma es la misma para los celiacos, los intolerantes a la lactosa y demás alergias, además de los que por suerte no tienen ni conocen ninguna de estas incomprensibles situaciones que provocan enfermedades y reacciones de lo más inverosímiles.

LOS CELIACOS TENEMOS ALGO GANADO, SOMOS BUENA GENTE

Fue a raíz de mi anterior entrada que empecé a divagar sobre la existencia de un cielo sin gluten y la posibilidad de que todos los celiacos pudiésemos acceder a él. Yo creo que hay que ser algo más que celiaco para ir al cielo, aunque los celiacos ya tenemos algo ganado, y es que somos muy buena gente. Como estamos tan quemados de los restaurantes, nos conformamos con poca cosa. Somos súper agradecidos con aquellos que hacen algo pensando en nosotros y solidarios con el resto de los celiacos a la hora de compartir recetas y opiniones de todo tipo.

EL REVISOR DEL TRANVÍA NO VA AL CIELO

Ya les gustaría a muchos ser como nosotros. El que no va a ir al cielo seguro, ya sea con o sin gluten, va a ser el revisor del tranvía que ayer me multó. Entré hablando por el móvil porque estaba negociando con un cliente sobre un trabajo y él me vió. Se me olvidó totalmente pasar la tarjeta (la homeopatía para centrar mi cabeza sigue sin funcionar) y en cuanto me siento, viene y me la pide. Yo se la dí tranquilamente pensando que la había pasado pero no. Y me multó con 50 euros oye. 

Le dije que me había despistado y que él me había visto entrar hablando por teléfono, pero no sirvió de nada. Le dije que era una mala persona y que había ido con mala fe, pero no hubo manera. Creo que me podía haber recordado que no había pasado la tarjeta y ya ¿no? Pues no. No se si es que a él le darán algo, pero vamos que éste no va al cielo seguro y celiaco tampoco es, que los celiacos otra cosa no, pero buenas personas, somos un rato.



lunes, 26 de septiembre de 2011

El cielo sin gluten existe


Ayer hice una visita gastronómica a la XV Feria de Alternativas Rurales del Prepirineo en Ayerbe (Huesca). Y digo gastronómica porque yo fui por las migas sin gluten que hacía la Asociación Celiaca Aragonesa, que si no a mi no ven por ahí, porque no suelo ser de este tipo de eventos. Pero me comentaron que hacían migas y claro… eso para un celiaco es un sueño. De hecho esta es la segunda vez que comía migas sin gluten. La primera estas vacaciones en la cafetería Burnao de Jaca, riquísimas también.

LA FERIA DE AYERBE

La feria me impresionó porque había muchísimos puestos, creo que más de 100. Y en los tiempos que corren tener ese poder de convocatoria dice mucho de una feria y sobre todo de la organización, por eso desde aquí quiero felicitarles.  Pero a quien quiero felicitar de verdad es a los puestos que ofrecían productos específicos para celiacos.


S de sabor tenía varios productos entre ellos Crackers, ¡para crack tú, s de sabor! Si señor, que alegrón me llevé cuando lo vi. 
 
Un poquito más adelante estaba Biomix, hacen productos ecológicos y muesli a tu medida, es decir mezclando lo que tú quieres, y muchísimos productos sin gluten.


EL CIELO SIN GLUTEN EXISTE

 
Y para terminar esas migas que hizo la señora Esperanza, que no es celiaca, pero olé, olé y olé como le salieron. Buenísimas. Con su sofrito y en su punto. No se atragantaban ni nada. Eso si, las acompañabas de una vasito de cerveza sin gluten y de allí al cielo directamente. Al cielo sin gluten, claro. O, ¿Acaso dudabas que el cielo sin gluten existe? Existe, existe, que yo lo he tocado.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Esta es otra Historia: celiacos y belleza

¿Desde cuándo un celiaco no se preocupa por su belleza? Por favor... Que no podemos comer gluten pero presumidos, como el que más. He comenzado un nuevo tratamiento anti-manchas hace escasamente dos semanas. Es sin gluten, por supuesto, y quiero contároslo porque es muy efectivo y se trata de un problema bastante habitual, sobre todo después del verano. Es de la marca Bella Aurora. Perdonad mi ingenuidad cosmética, pero no conocía la marca hasta que la vi en el blog de Isasaweis hace unos meses. Fue entonces cuando empecé a plantearme usarlo. Es más económico que otros, y si dicen que es la crema que usaban nuestras abuelas, es porque es buena fijo.

MANCHAS EN FRENTE Y PÓMULOS

Por la mañana
Yo tengo varias manchas en la cara, en la frente y los pómulos, y tenía que hacer algo urgentemente. Así que me la compré. Me decidí por el jabón, que vale unos 2,10 euros, la crema antimanchas para la noche, que vale poco más de 10 euros, y la Bio 10 tratamiento anti-choque, que vale unos 30 euros. He de decir que es milagrosa y que va realmente bien. Mis amigas han visto los resultados de dos semanas y están ya convencidas de comprársela.

         
EFECTO EN MI PIEL

Para la noche
Por la mañana y por la noche










La de la noche es realmente grasa, es como una masa blanca muy untuosa que hay que extenderla muy bien y trabajarla sobre la cara, auque aún así se queda grasa. El jabón limpia muy bien, no es como otros que te dan la sensación de que no lo han hecho en profundidad, pero éste lo hace. Y por último la Bio 10 por la mañana, que después de todo lo anterior, además de ir poco a poco borrando mis manchas, me deja una piel suave y tersa, que parece que me he hecho un lifting porque me la noto genial.

Os lo recomiendo a tod@s. Como veis esta es otra historia si, otra historia de una celiaca, que además de comer sin gluten y preocuparse por su dieta, se preocupa por su belleza.

lunes, 19 de septiembre de 2011

¿A qué saben los besos sin gluten?

Una amiga me pidió el otro día que escribiese sobre los besos sin gluten. ¿Que a qué saben? Pues a mí a gloria, la verdad. Sólo tienes que elegir a la persona indicada, ponerle un poquito de pasión, que no lleve un bocado de pan en la boca y ¡a disfrutar! ¿Qué más se puede pedir?

Hay quien duda de si se puede o se debe besar cuando el otro ha comido gluten. Yo os puedo decir que soy muy sensible al gluten y nunca he tenido ningún problema de contaminación con un beso. Sólo faltaría que además de dejar de comer y hacer a tu pareja untar el paté con cuchara, hubiera que dejar de besar. ¿Qué más nos iban a prohibir?

CUESTIÓN DE HIGIENE, NO DE GLUTEN

Hombre, hay que tener un poco de cuidado, no vaya a llevar la cara llena de migas, pero eso creo que son detalles que todos cuidamos, seamos celiacos o no. Es cuestión de higiene, no de gluten.

Ser celiaco es un misterio para algunos, a otros les encanta hacerse los interesantes, otros saben mentir muy bien, y los hay que viven de ilusiones, pero ser celiaco no es para tanto. Tú besa y déjate besar que no alarga la vida pero mientras dura… ¡Ay mientras dura!

viernes, 16 de septiembre de 2011

La artillería pesada en restaurantes sin gluten, el Tío Jorge

Hoy vengo con la atillería pesada porque este es uno de mis restaurantes favoritos aquí en Zaragoza. Me tratan excelentemente bien con el tema de la celiaquia, son muy amables y si hay algo de lo que dudan te lo preguntan antes que meter la pata. Para mi perfecto.

Se llama Taberna del Tío Jorge, en la calle Francisco Vitoria. Tienen buen género, cocinado a la plancha, buena carne y buen pescado. Normalmente comemos lo mismo. Tomamos una ensalada para empezar, unos caracoles, pulpo y chuletón.

BARRILES COMO MESAS

El restaurante en la planta calle tiene unos barriles con unos taburetes altos para sentarse, que es lo que le da el punto de distinción de otros restaurantes. En la planta de arriba dispone de mesas y sillas normales, de las de toda la vida para sentarse como siempre. La verdad que no tiene nada que ver con otros restaurantes que he nombrado anteriormente en el blog.

Cada vez que voy les recuerdo mi celiaquia, aunque ellos ya saben, pero bueno no está de más. Como hacen mucho pan tostado en la brasa, me sacan la carne cruda y me la hago en la piedra. Lo mismo con el pulpo, no lo hacen en la brasa. Creo que es de agradecer. Este restaurante de verdad que tendría una categoría especial en mi clasificación de los restaurantes celiacos.

LOS CARACOLES Y EL VINO

Y los caracoles…hay los caracoles…de miedo. Como de miedo estaba el vino que probamos esta vez. Urbezo Chardonnay, de Cariñena. Mira que yo soy muy del Somontano, que para eso soy de Huesca, pero este me ha sorprendido de verdad. Lo recomiendo. Por último, y sólo de vez en cuando, no siempre, un gintonic, que no le va mal a nadie ¿o si?.

La cuenta pues bueno, en la línea de lo que hemos comido, si comes calidad pagas calidad. En torno a los 85 euros de dos personas.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Cómo me pone verle untar el paté con cuchara

Una vez descubierta mi celiaquia, adherida a la dieta sin problemas, comprobado que la celiaquia no es el eje de mi vida y que he mandado a la mierda al gluten, puedo decir que mi pareja es un santo. Y supongo que vosotros os uniréis a esta afirmación en cuanto leáis lo siguiente.

Tengo una pareja que respeta casi más que yo la dieta celiaca. Que se ha convertido en un verdadero experto en la cocina sin gluten y que sólo verlo sacar el paté del envase con cuchara me “pone burra”, como decía una compañera de un trabajo anterior que ya no sé donde para.

¿Por qué con cuchara? No sé como haréis vosotros, pero para evitar la contaminación cruzada él saca el paté con la cuchara del bote y para que no toque su pan lo unta con su cuchillo y así comemos los dos del mismo, porque la crisis aprieta y no estamos para tirar dos medios botes de paté.
 
¿Y CON LOS ESPAGUETI? 
Y qué me decís cuando veis a vuestras parejas comer espageti sin gluten, que parece que es fideguá, porque se rompen todos, mientras dice que “tampoco se nota tanto”. En ese momento es que me lo comería enterito. Ñam, Ñam.

Y cuando se acaba tu hamburguesa del MacDonalds porque ya no puedes más, y mira que el pan no está nada mal, y le ves que se atraganta porque no le pasa (cuando se enfría no hay marcha atrás) e intenta disimular con un sorbo de medio refresco.

SANTAS PAREJAS
 
Si es que los celiacos tenemos suerte hasta en eso, en la pareja, que la sabemos elegir como nadie: aguantan gritos cuando usan el mismo cuchillo para cortar el pan con gluten y el sin gluten. Horas en el supermercado cuando nos apetece “algo diferente” (esta es mi frase preferida) y miramos y remiramos cientos de etiquetas para ver si el producto es apto. Interrogatorios a los camareros en los restaurantes que al final nos tachan de raritos repelentes y nos sirven con desgana.

Propongo instaurar el día de las parejas celíacas. Porque se lo merecen, si señor, que todos los santos tienen su día en el calendario.

martes, 6 de septiembre de 2011

Ponle otra chuletica a la chica que como no come pan…

Mis últimos análisis han dado que tengo colesterol. Un poquito, pero lo tengo. Buscando las causas de semejante resultado, ya que nunca me había salido así, he investigado en mi dieta para descubrir un por qué convincente. Hago deporte y llevo una dieta sana e intento que equilibrada, ¿dónde está entonces el error?

“Ponle una chuletica más a la chica que ¿como no come pan?”. Ahí está la causa de mi colesterol. ¿Qué celiaco no ha oído esta frase a lo largo de su vida sin gluten? “Como no come pan, échale más carne”, osea más proteína.

"Chuleticas"
Pues bien, a pesar de que he buceado en Internet sobre este aspecto y he encontrado algunos informes que apuntan a que el celiaco que no sigue la dieta sin gluten tiene los niveles bajos y que estos se normalizan cuando lleva la dieta, en mi caso no ha sido así.

Esas chuleticas de más en mi vida como celiaca me han llevado al aumento de colesterol, pero vamos, que yo no soy una persona muy carnívora, que me gusta mucho lo verde y el pescado. Pues bien. Parece ser que como yo hay muchos más celiacos que sufren de colesterol. La eliminación de hidratos provoca una disminución de consumo de los mismos, en lo que respecta ya sólo al pan. Y tendemos a comer más proteína, lo que da lugar a un desequilibrio entre los hidratos y las proteínas y un aumento del colesterol.

Así que pon una chuleta en tu vida sí, pero con moderación que luego llega el colesterol.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Más cambios con la homeopatía sin gluten

Quiero hacer un inciso en mi última entrada “Homeopatía sin gluten para centrar mi cabeza”. El que yo fuera al médico no fue motivado por mi mala memoria únicamente, si no por otras cosas que están pasando en mi vida en los últimos tiempos. El hecho del dulce o el salado es algo anecdótico dentro de los cambios que me puede producir tomar homeopatía, lo importante para mi es que el médico me hizo caso y que noto cambios.

PELO MENOS GRASO
Y dicho esto, continuo con mis novedades. En las últimas dos semanas he notado que el pelo ya no lo tengo tan graso. Antes me lo tenía que lavar día si día no, ahora cada dos días. No es mucho, pero algo es. Por lo visto la homeopatía equilibra tu cuerpo desde el interior y estos cambios me hacen tener esperanzas. He de decir que mi memoria sigue igual. El lunes perdí el móvil y hoy casi me dejo las llaves puestas por dentro en la puerta de casa. Pero por lo demás, la homeopatía funciona. Esto lleva su tiempo. Al menos eso espero.

DUERME LA SIESTA
¿Recordáis a una amiga celiaca de la que os hablé es una entrada anterior, esa que me dio algunas recomendaciones cuando mi suegra me envenenó?. Pues me ha contado que ella también le comentó al médico en una ocasión su mala memoria. El médico le pidió que le comentase su rutina diaria (a mi también me lo preguntó el médico). Ella comentó: “”me levanto, voy a la facultad, cuando salgo voy corriendo al gimnasio, como, voy corriendo a trabajar…”  a lo que el médico le contestó “¿Y por qué no dejas alguna de tus múltiples actividades y duermes una siesta?”. Pues tenía razón. Y seguramente a mi también me iría muy bien dejar algunas cosas, dormir un ratito a media tarde y prestar más atención a lo que hago.

Share it

Follow by Email